La figura del trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE) da cobertura a los autónomos que desarrollan su actividad con una fuerte dependencia económica del cliente que los contrata, y cuyo volumen de facturación ha de ser de mínimo el 75%.