Reclamación de daños derivados de las infracciones del derecho de la competencia

La normativa sobre derecho de la competencia se divide en dos grandes bloques:

El primero tiene como objeto la protección del interés general, como herramienta principal la imposición de multas o sanciones, y como norma general la Ley de Defensa de la Competencia (LDC).

El segundo tiene como objeto la protección del interés particular en cada caso concreto, utiliza como herramienta las acciones de responsabilidad por daños y perjuicios, y está regulado principalmente en la Ley de Competencia Desleal (LCD).

Mientras que la protección del interés general se suele poner en práctica a través de un procedimiento administrativo, la del interés particular se obtiene a través de la jurisdicción ordinaria.