Entrevista de Juan Carlos Giménez-Salinas Framis en el número de diciembre de Capital & Corporate Magazine.

Juan Carlos Giménez-Salinas Framis, socio director del bufete, ha concedido una entrevista a la revista Capital & Corporate en la que, entre otros aspectos, destaca la importancia de gestionar el conflicto como clave del éxito empresarial.

Su especialidad son los asuntos mercantiles y contenciosos de complejidad. Giménez-Salinas, bufete especializado en la gestión y resolución de conflictos mercantiles, inagura oficina en Madrid para impulsar su crecimiento y ofrecer una mayor cobertura a sus clientes nacionales e internacionales. La apertura coincide con la celebración del 75 aniversario del bufete fundado en Barcelona, que hace un año culminó su sucesión y ahora abre una nueva etapa de expansión nacional.

Madrid es un mercado en el que siempre han tenido una amplia cobertura, ¿por qué han optado por abrir una oficina propia?

La presencia directa en Madrid forma parte de un proceso lógico y natural para dar cobertura a nuestra base de clientes, tanto entidades bancarias, como fondos de inversión, aseguradoras, compañías energéticas e industriales, constructoras, inmobiliarias, ingenierías, editoriales, etc.

En los últimos años, el bufete ha vivido un proceso de sucesión generacional, ya cerrado, y ahora estamos implementando una nueva etapa de expansión nacional en la que queremos centrarnos en litigios de alta complejidad y enfocarnos en asuntos de mayor calado. Giménez-Salinas destaca por su expertise en la resolución de conflictos mercantiles en el ámbito empresarial. Esa especialización es la base para asegurar nuestra propuesta de valor.

A lo largo de estos 75 años de trayectoria, el bufete se ha hecho cargo de más de 20.000 asuntos, de pleitos que han durado más de 20 años y de negociaciones en conflictos societarios muy complejos en empresas familiares, pero siempre hemos sido un despacho eminentemente de asuntos y no tanto de clientes.

Este ADN lo conservamos, por-que consideramos que es nuestro valor diferencial, sin perjuicio de que tengamos clientes recurrentes o sectores donde con-tamos con un mayor expertise.

(…)