El Tribunal Supremo dictó sentencia 18 de marzo de 2.014 en la que se declaraba la responsabilidad civil de un Notario de Barcelona, por no haber informado correctamente al comprador de las cargas de un inmueble en una operación de compraventa.